Categoría:   Proyecto-Obra

Proyecto:    Rehabilitación de vivienda catalogada

Ubicación:   San Fernando

Año:            2007

Este proyecto fue para la reforma, diseño de mobiliario y decoración de una pequeña vivienda catalogada en el centro de San Fernando. La vivienda tenía varias peculiaridades, como tener una distribución que repetía el esquema funcional de las casas históricas típicas de San Fernando pero escalado a la tercera parte. Tenía un zaguán de acceso que daba a un patio con montera desde sonde se accedía a las distintas dependencias de la planta baja, y al fondo cocina y un patio donde se ubicaba la escalera para la azotea, donde había un castillete para trastos. Todo esto se repartía en 60m2 útiles. Por otro lado, probablemente a principios del siglo XX fue objeto de una obra de embellecimiento de la fachada de estilo isabelino, una práctica común por de la época en Cádiz y alrededores.

La intención era solamente restaurar y dotar del confort que nos presta la tecnología actual, pero sin  desvirtuar la morfología y los acabados originales. Una vez comenzadas las obras, las vigas de madera y los muros portantes no tenían suficiente solidez además de estar más huecos que macizos a base de hornacinas y puertas cegadas, por lo que no hubo más solución que demoler la vivienda al completo, a excepción de la fachada isabelina. Con la misma intención de mantener el espíritu de la vivienda original, se reconstruyó con el mismo sistema estructural de muros de carga. Para los forjados se diseñó un sistema mixto de vigas de maderas, suplementado por un forjado de chapa colaborante de tal manera que las vigas de madera y las alfarjías quedaban vistas al interior como techo registrable, dejando una cámara hasta el forjado portante. Se recuperaron las vigas de madera originales y se trajeron las que faltaron de demoliciones de casas de la época del entorno. Se recuperó la rica cerrajería original de la puerta de acceso, el cierro, las parras de los patios, las perchas de los tendederos de la azotea…galvanizando en caliente los elementos que iban a quedar expuestos al exterior. Se recuperaron las piezas más vistosas de la carpintería de madera, los medios puntos y portones altos y también partes de solería hidráulica. Finalmente el resultado no ha perdido la esencia de vivienda histórica.

Respecto al programa, en la planta baja quedaron todas las estancias de uso común, que a través de puertas dobles acristaladas de madera, pueden quedar todas comunicadas formando, en cierta medida, un espacio único. Además del salón, patio y cocina-comedor, la estancia central es una habitación versátil, en parte gracias a un mueble adaptado que hace las veces de escritorio o de cama escamoteable según necesidades, dotándose de baño y armario para la independencia de las visitas. En la planta alta están las dependencias privadas, es decir, dormitorio, baño con jacuzzi, vestidor y un lavadero y la azotea con elementos ornamentales originales que es el espacio de más vida en época estival.

Debido al reducido tamaño de la vivienda, el mobiliario está en gran parte hecho a medida. Algunos de ellos son transformables. Se consiguió un altillo visitable que hace las veces de vestidor, bajos de escaleras macizados con cajoneras, sanitarios y cabeceros encastrados en hornacinas de muros, paneles desplazables, etc.