Categoría:   Proyecto

Proyecto:    Escuela de pastores.

Ubicación:   Villaluenga del Rosario.

Año:             2011

La Escuela de Pastores de es un proyecto que se viene gestando desde hace ya algún tiempo, surgiendo de la preocupación de por la perdida paulatina del oficio del pastor en el entorno rural de la Sierra de Cádiz. Con el objeto de dinámizar el sector y atraer a nuevas generaciones de futuros pastores, se empezó a trabajar en una iniciativa que cualificara el oficio ancestral del pastoreo, en base a nuevos sistemas de trabajo, aplicación de tecnología y reorganización del sector de forma que se convierta en una opción atractiva para los jóvenes del entorno rural y para los profesionales del sector.

Con este espíritu nace el proyecto de la Escuela de Pastores, como alternativa a las formas de diversificación del medio rural que se vienen planteando desde las administraciones que van más bien enfocadas a una forma de teatralización para el disfrute del turista urbano. La escuela de pastores representa una alternativa que no solo intenta rescatar un oficio ligado por definición al entorno rural, una fuente de conocimiento local, sino que puede ser una opción de futuro para la población del entorno. También servirá de punto de encuentro de experiencias de profesionales del sector, integrándose en las redes de escuelas de pastores que existen en el norte de la Península, implicando un aspecto olvidado en estos oficios como es la Investigación y Desarrollo.

El programa que se pretende desarrollar en la Escuela de Pastores está enfocado a formar a profesionales en nuevos sistemas de trabajo, aplicación de tecnología y reorganización del sector. Además se plantean estancias dedicadas a la formación y las estancias dedicadas al alojamiento de los alumnos visitantes. Para la formación, se necesitaría un aula para clases teóricas y una sala multiusos. Para el alojamiento se prevé un número máximo de 15 alumnos. Se propone una estancia dormitorio, vestuarios, comedor, cocina y sala de estar. También se proyecta una oficina-recepción y la adecuación de las zonas exteriores a la construcción.

El edificio se ha planteado como un modelo de construcción sostenible. Se han tomado las siguientes medidas:

  • Es un edificio enterrado con cubierta verde para minimizar el impacto en el territorio y mejorar las condiciones termicas de la estancias.
  • Se han proyectado materiales locales, evitando los desplazamientos y el consumo de energía. No se utiliza cemento ni hormigones.
  • El balance de movimiento de tierras “0”, es decir, no se trasportan tierras a vertedero ni se aportan, evitando transportes.
  • Energéticamente es autosostenible. El edificio tiene categoría energética A.
  • Se utilizan sistemas pasivos de calefacción y ventilación natural aprovechando la inercia térmica de los materiales, sumando a su condición de semienterrado.
  • Se pretende utilizar mano de obra local experta en construcción tradicional y aprovechar la sabiduría popular de la construcción vernácula.
  • La construcción está dotada de sistemas de recuperación de aguas pluviales mediante un aljibe bajo el patio central. El suelo del patio tiene un sistema drenante que recoge las aguas de lluvia, que se suman a las aguas recogidas por la cubierta. Estas aguas se recuperaran tras un filtrado para suministrar aguas a las cisternas y los baños.
  • La red de aguas negras vierte a un depósito enterrado con sistema de decantación y recuperación por aireación, pudiéndose utilizar esta agua para riego.