Categoría:   Proyecto

Proyecto:    Centro de turismo rural en el Poblado del Corchado

Ubicación:   Jimena de la Frontera

Año:             2009

El Poblado de El Corchado, tiene su origen en el año 1906, cuando inicia su actividad la Central Hidráulica Corchado ubicada en el margen izquierdo del Río Guadiaro, en el término municipal del municipio malagueño de Gaucín. Como consecuencia de la instalación de dicha Central se construyó en el margen derecho del río, en San Pablo de Buceite, el término municipal de Jimena de la Frontera, un conjunto de edificaciones destinadas al alojamiento de las familias de los trabajadores de la misma. Surgiendo así el Poblado El Corchado. Como consecuencia de la automatización del funcionamiento de la Central y de la implantación de nuevas tecnologías que permiten el control remoto de la misma, la plantilla de trabajadores de la Central fue retirada del Poblado El Corchado, y está desabitado desde mediados de los ´80, aunque la central sigue trabajando, siendo esta la más antigua de su categoría en España (3,5 megavatios) que sigue en funcionamiento.

Las líneas actuales por las que se mueve el desarrollo del turismo rural contribuyen a diversificar y potenciar las economías locales de las zonas rurales afectadas por la crisis de las actividades agrarias tradicionales y por el consiguiente proceso de despoblamiento. Por otra parte, las nuevas generaciones, que poseen mayoritariamente una cultura urbana, demandan cada vez en mayor medida el acercamiento al espacio rural como espacio que satisface sus necesidades de ocio o de vuelta a los orígenes, al campo. Estas circunstancias provocaron que el Poblado fuera  adquirido por la Junta de Distrito Local de San Pablo de Buceite, con objeto de su puesta en valor, mediante la restauración de las viviendas e instalaciones que antiguamente conformaban el Poblado El Corchado, para su uso como equipamiento municipal. Aprovechando el valor natural de la zona y del patrimonio industrial que tenían, se pretendía construir alojamientos de turismo rural con el apoyo de un Centro de Interpretación dedicado al Río Guadiaro.

EL proyecto se plantea restaurando y recuperando todas las edificaciones existentes, añadiendo al conjunto pequeñas piezas logísticas y flexibles que completan los servicios necesarios para este tipo de activad. Podemos diferenciar dos grandes unidades funcionales:

AULA DE LA NATURALEZA RÍO GUADIARO

El edificio que antiguamente ocupaba la Iglesia de El Corchado es el lugar propuesto para ubicar:

Aula de la Naturaleza Río Guadiaro. Su cercanía al cauce del río, al antiguo molino harinero y la Central Hidráulica proporcionan una amplia variedad de recursos para los programas educativos que en un futuro se puedan desarrollar en él. Se propone la recuperación y puesta en valor del antiguo molino harinero así como la edificación que lo contenía.

Albergue: El aula de naturaleza estaría complementado por un albergue para el alojamiento temporal de los grupos de escolares, dotado de las instalaciones necesarias.

COMPLEJO TURÍSTICO RURAL

Se propone restaurar las casas que antiguamente alojaron a los trabajadores de la Central Hidráulica de Sevillana y reconstruir las demolidas, con objeto de acoger en ellas un Complejo Turístico Rural integrado por los siguientes módulos:

Recepción. Hace las veces de recepción, de punto de encuentro y tiene un pequeño mirador situado en un punto elevado desde el que los visitantes podrán tener una visión general del parque natural

Edificio principal. Es un edificio a la orilla del río, que alberga al antiguo molino harinero que pretende ponerse de nuevo en funcionamiento. En su planta superior, que quedaría diáfana y tiene acceso directo desde los caminos del complejo, se proyectan las salas de ocio, lectura e internet.

Además de ser el edificio

Casas para el alojamiento de turistas. Para el alojamiento, se rehabilitarían las antiguas casas de los trabajadores de la central.

Zona de ocio. Se propone la adecuación de la explanada cercana a la charca La Cristalina como zona de ocio y esparcimiento para los usuarios del complejo. Esta zona estaría comunicada con el resto del complejo mediante dos senderos existentes, los cuales se adecuarían uno como sendero de paseo y otro como sendero deportivo. En este área se localizan zonas de estancia para todo el abanico de edades posibles, desde un parque infantil, hasta el kiosco-bar, pasando por pistas deportivas polivalentes, con redes de balonvolea, y rematado por un espacio escénico al aire libre, es un sitio privilegiado, visible desde todo el área de esparcimiento.

Kiosco- bar: Sobre las ruinas de un edificio cuyo uso fue de refugio para el ganado y almacén de aperos, se propone levantar el kiosco-bar, que dará servicio a la zona de ocio, ubicando diseminadamente mesas por el área..

La adecuación de El Corchado para su puesta en valor como recurso turístico implica la ejecución de una serie de obras de restauración y adaptación de las infraestructuras existentes a los nuevos usos a los que se pretende destinar el antiguo poblado de Sevillana. Dichas obras deben ser ejecutadas con un elevado nivel de precaución ya que la preservación del paisaje y la tipología arquitectónica del lugar, la armonización entre turismo y media natural, son elementos esenciales para garantizar un desarrollo del sector compatible con el medio.